sábado, 9 de julio de 2011

Armó una silla eléctrica casera para matar a su mujer

Andrés Castillo, de 61 años, estaba tan enojado con su esposa Margaret que le pidió que se sentara en una silla de metal que conectaría a la red eléctrica. Supuestamente él la invitó al garaje “para charlar”.

Margaret, de 61 años, desconocio lo que su esposo le quería hacer. Sin saberlo, se levanyó antes de que pudiera llevar a cabo su plan, lo que llevó a una violenta lucha entre la pereja en la que su esposo la golpeó varias veces con un garrote, recoge el sitio Daily Mail.

Margaret se escapó por una puerta lateral, pero la pelea continuó fuera de su bungalow junto al mar en Lancashire un condado situado al noroeste de Inglaterra, en el Reino Unido. Una vez afuera, un transeúnte llamó a la policía.

Margaret fue tratada por heridas leves en la cabeza. Su marido fue encontrado en el jardín trasero con heridas de arma blanca auto-infligidas a sus muñecas después de agarrar una cuchillo de la cocina, en un intento de suicidio.

Fue condenado en el Preston Crown Court tras declararse culpable de intento de asesinato.

Los vecinos se mostraron sorprendidos cuando supieron lo sucedido. Uno de ellos dijo que se veían felices, habían llegado de vacaciones de un crucero, pero en marzo de este año Margaret dijo que quería poner fin a su matrimonio.





No hay comentarios:

Publicar un comentario